Actualmente estamos viviendo una nueva ola de música latina que se está imponiendo en todo Europa y Estados Unidos. Ya no es un secreto a voces. Con solo apreciar los carteles de grandes festivales como el Primavera Sound, el Sónar o hasta el Coachella, se puede observar que artistas como J Balvin, Bad Bunny o Becky G son la llave para atraer a un nuevo público. 

Observando los números en Spotify, podemos llegar a la misma conclusión. Las listas preferenciales se llenan cada vez más de artistas de reggaeton y trap emergentes como Paulo Londra, Paloma Mami y los antes ya nombrados, quienes están haciendo una fuerte competencia a los antiguos éxitos en ventas Latinos como eran Shakira, Ricky Martin e incluso Daddy Yankee, despertando así el interés de los promotores a la hora de escoger a bandas para la próxima gira o festival.

Pero no solo de reggeaton y trap se trata esto. Es una explosión completa. Empezando por el rock donde la banda argentina “Él Mató a un Policía Motorizado”, que hizo Sold Out en España, Francia y Alemania; pasando por el Hip Hop de Nathy Peluso, que arrasó en toda España, hasta una cantidad enorme de bandas indie-pop latinas. La oferta de conciertos de bandas emergentes latinoamericanas en Europa y Estados Unidos es cada vez más fuerte y solicitada.

Hay que destacar que lo que se ve y escucha en Europa y Estados Unidos hoy en día es solo la punta de un enorme iceberg. Muchos de estos artistas quedan estancados en sus respectivos países sin la figura de un mánager o una promotora de conciertos que crea en sus proyectos musicales para poder apoyarlos. Desinformados totalmente del negocio musical y atrapados en problemas financieros, los proyectos mueren o quedan en un estado de paro hasta que las arcas musicales generen dinero nuevamente para poder seguir.

Mi objetivo como latino no solo es ayudar a las bandas emergentes a monetizar su música, sino también promocionar sus conciertos en Europa.

Desde el primer día, dentro de IMB School, me di cuenta de que no era el único que tiene estas preocupaciones. Resulta que, de los 43 alumnos, más del 20% somos de América Latina, pasando por países como Chile, Ecuador, Perú, Venezuela, Costa Rica y República Dominicana. Todos tenemos algo en común más allá de hablar el mismo lenguaje: estamos luchando por aprender y crear armas eficaces para representar a la música latinoamericana en el mundo y hacernos notar en nuestros países.

Juntos estamos armando la nueva fuerza latina para ayudar a músicos independientes a mostrar su música en festivales y países donde nunca antes se ha podido mostrar y dejar bien en claro que esto es sólo el comienzo de una revolución.

Roberto Wagner
Responsable producto físico IMB Label
Asistente de contenido y Booking en Cooncert.com