Michael Jackson, Eminem, Britney Spears, M-Clan o Kase.O. Si menciono alguno de estos nombre, los reconocerás al instante. Sin embargo, si te hablo de Quincy Jones, Timbaland, Max Martin, Carlos Raya o Gonzalo Lasheras no te sonarán de nada.

La figura del productor artístico es una de las grandes desconocidas en el mundo de la música y su impacto es de los más grandes. Su función principal es ayudar, coordinar y gestionar las sesiones de grabación para conseguir el mejor resultado posible.

Normalmente esta figura se confunde con el ingeniero o técnico de sonido pero la diferencia es clara. Mientras que un ingeniero de sonido se encarga exclusivamente de los aspectos técnicos y de gestión del estudio como el manejo de la mesa de mezclas, selección de la microfonía y disposición de los elementos, el productor artístico va más allá: ayuda y aconseja en la composición del tema, propone instrumentos y busca “ese sonido” que hace que un artista suene diferente.

Su trabajo comienza en el local de ensayo aconsejando a la banda en cuanto a la estructura de los temas y asegurándose que todo está listo antes de entrar al estudio. Después de la grabación, también supervisa que la mezcla y la masterización sea afín a lo que el grupo y él mismo tenían en mente.

Como es lógico, al estar involucrado en el proceso de composición y arreglos, esta figura negocia unos derechos de autor. Éstos no estan implícitos en la contratación y deben ser negociados conjuntamente con la banda.

Muchas bandas emergentes quieren entrar en los mejores estudios de grabación creyendo que así su música sonará mejor, pero casi siempre obvian esta figura dentro de la cadena de valor. Lo que realmente hará que tu música destaque no será un previo mejor, ni una mesa de mezclas más grande (sin olvidar la importancia de la tecnología en el proceso). Lo que hará que tu música destaque serán unos buenos arreglos, una visión clara del sonido y una buena instrumentación. Para esto el productor artístico es tu persona.

Quizá te preguntes: ¿qué productor es el mejor para mi música? Investiga quién es el productor de los grupos cuyo sonido te guste o creas que se parecen a lo que haces y contacta con él/ella.

Si la propuesta es interesante y congeniáis, ¡seguro que quiere trabajar contigo!